18 oct. 2013

Toca regresar

Vuelvo a pasear por las calles de esta ciudad. Miro alrededor, y veo leves cambios, pero en esencia sigue siendo la misma. Tenía miedo de no reconocer nada, después de algún tiempo. Perdí la conciencia del mismo muchas veces, y me encontraba en un mundo extraño y hostil para mí.
Ahora que he vuelto, siento algo parecido.

Pero sus habitantes, al menos aquellos que pueden ver tras el Velo, parecen demasiado atareados en su propia destrucción como para percatarse de mi regreso.
La ciudad está temblando, y parece querer arder. Sus fronteras cerradas, y de verdad que lo lamento por aquellos que se pusieron en mi camino. Buscarán culpables entre ellos y solo habrá más caos... A veces resulta tan absurdo todo...

Enfundado en un abrigo, con nuevas cicatrices, nuevas historias que contar. Mis pies se hunden en la fina capa de nieve que cubre las calles.
Y observo a los que caminan, cabizbajos, inmersos en sus pensamientos. Rehuyen de mi mirada cuando se percatan de ella. Tal vez extrañen algo en sus vidas... Un refugio para aquellos que causan terror, para que abandonen las calles y no aterroricen sus existencias...

Creo que es hora de volver a abrir un viejo local, invisible para el mundo mortal...

1 comentario:

  1. ¡Al fin, maldita sea!
    Espero una explicación y un contrato renovado ò.ó

    ResponderEliminar