7 oct. 2013

Por fin, te encontré

Se nos acababa el tiempo.
Por última vez. Podíamos sentir como se acercaba nuestra destrucción. Con todas aquellas voces. Alaridos de rabia, de ira, ansiando destruir todo aquello que habíamos creado.

Luchaban por nosotros, y nosotros por ello. Y aunque todo parecía perdido... Una mirada buscaba la mía.
Estabamos alzados sobre una torre, extendiendo nuestras alas con poderío. Parecía que sentían menos miedos sin volvían sus cabezas hacia nosotros.
Podía sentirlo.

Del fuego que consumía y arrasaba todo aquello que tocaba, incluso el cielo nos parecía rojo.
El atardecer más aterrador que había vivido jamás. Pero una mano me sacó de mis terribles pensamientos.
Me sonreía, incluso con todo aquel caos, toda aquella sangre derramada. Ambos sabíamos que no sobreviviríamos. Y por primera vez, ambos sentimos el deseo de, como la muestra de amor que los humanos nos enseñaron, unir nuestros labios en un beso.

Cuando por fin nos separamos, no me importó más la destrucción que me esperaba. Me creía capaz de enfrentarme a todo.
Jamás pensé que el Abismo sería lo que nos aguardaba. Un abismo alejado de ella.

--

Hasta que por fin, regresé a la carne.
Regresé a sus brazos.

- ... Por fin, te encontré...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada